NOTICIAS

Los 5 momentazos del Granada B en 2016

Volver

22/12/2016 20:12

El 2016 ha estado plagado de anécdotas para el filial nazarí. Aquí destacamos cinco momentos inolvidables para el Granada B en este año que está a punto de acabar. 

-Nevada en Los Cármenes:

La nieve sorprendió en una tarde de febrero en el Nuevo Los Cármenes, llegando a caer durante casi toda la primera mitad del encuentro disputado ante el FC Jumilla. Se estaba produciendo un hecho histórico, ya que nunca antes había nevado durante la disputa de un partido. Pero fue cuando se despejó el cielo cuando llegaron los goles. El Granada B ganó finalmente por 3-0 con tantos de Denilson, Brian Olivan y Sergi Guardiola.

-Final de liga: 4-0 ante el Melilla UD y quintos en la tabla:

El Granada B se despidió de la competición en la pasada campaña con una goleada en casa a la UD Melilla. Sergi Guardiola, Nico, Cuero y Morante fueron los encargados de materializar los goles que dieron al equipo los tres puntos que los dejaba quintos en la clasificación por segundo año consecutivo.

-Reaparición de Sulayman:

El centrocampista gambiano volvía a la competición después de más de ocho meses de inactividad debido a su lesión en el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. El jugador no solo pisaba de nuevo el terreno de juego sino que lo hacía a lo grande, siendo el autor del primer tanto del equipo nazarí ante el San Fernando. El Granada B acabó llevándose los tres puntos en ese encuentro.

-Victoria ante RB Linense:

La victoria ante el Linense por 3-0 supuso un punto de inflexión para el conjunto de Lluís Planagumá. Se necesitaba un triunfo para cambiar la dinámica de resultados negativos y, a partir de este partido, el equipo fue creciendo a grandes pasos en el terreno de juego.

-Debut de Entrena en Primera división:

El canterano cumplía su sueño de vestir la camiseta del primer equipo en un partido oficial. Lucas Alcaraz eligió el partido de ida de Copa del Rey ante el CA Osasuna para hacer debutar al jugador de Huétor Tájar. El granadino tuvo sus minutos de oro ante su afición que lo recibió con una gran ovación en su ingreso al terreno de juego. En ese partido el Granada CF obtuvo su primer triunfo de la temporada, imponiéndose al rival por 1-0.