NOTICIAS

Juanan Entrena: “Mi ídolo siempre ha sido mi padre”

El jugador granadino nos cuenta su emocionante experiencia en su debut en Primera división en esta entrevista.

Volver

20/12/2016 10:50

Juanan Entrena se ha convertido en la nueva perla rojiblanca. Granadino, natural de Huétor Tájar y con tan solo 20 años, el jugador ha deslumbrado a la toda la provincia con su debut en el primer equipo. Se trata de un talento de la casa recuperado en la presente temporada y dispuesto a brillar en su tierra.

Sus sueños pasan por Los Cármenes desde bien pequeño, pero tuvo que salir de la provincia para crecer. Ha pasado por varias de las grandes canteras del fútbol nacional: dos años en el Sevilla, otros dos en el Barcelona y los tres últimos en el Espanyol.

Su desborde por la banda no ha dejado indiferente a nadie, ni a Lucas Alcaraz, que le dio la oportunidad de tener unos minutos ante Osasuna en la Copa del Rey, minutos que la joven promesa aprovechó al máximo, cuajando una notable actuación en un partido de élite.

 ¿Cómo empezó a jugar al fútbol?

Como todo niño, empecé jugando en las calles de mi pueblo, en Huetor Tájar. Mis padres, que veían que siempre iba a jugar al fútbol, me preguntaron si quería entrar en un equipo. Me apuntaron al de mi pueblo. Yo era muy pequeñito, jugábamos al fútbol sala al principio, y fui subiendo de categorías.

¿Quién le metió el fútbol en vena?

Fue mi padre. Él es muy deportista. De hecho, él también jugaba, era portero. Ha sido de los mejores del pueblo.

¿Cómo fueron sus inicios?

De benjamín jugaba en el equipo del pueblo. Iba convocado con la selección granadina y los entrenadores del Granada CF se fijaron en mí. Hablaron con mis padres para que me viniera. Aquí estuve tres años, desde alevines hasta infantiles de primero. Luego, el Sevilla se puso en contacto con mi familia y estuve un año yendo allí a entrenar de prueba, hasta que en infantiles de segundo año me llamaron.

¿Le costó dejar su casa?

Fue un paso difícil porque era muy pequeñito, tenía 12 años, y me fui a vivir a Sevilla a la residencia, pero, como era mi sueño, decidimos tirar para adelante. Allí estuve dos temporadas y fue bien, pero echaba de menos a la familia.

¿Y después?

Después me llamó el Barça, me dijeron que estaban interesados en mí. Fue un paso más grande porque estaba solo en la Masía, todavía más lejos de casa, pero al final pasé dos años buenos. Luego fui al Espanyol, donde disfruté de los tres mejores años de mi carrera, aunque siempre se echa de menos a la familia y a los amigos. El regreso aquí es lo mejor que me ha podido pasar.

¿Quiénes eran sus ídolos de pequeño?

Mi ídolo siempre ha sido mi padre. Él me ha apoyado al máximo. En el fútbol profesional, Zidane y Ronaldo.

¿Y ahora?

Ahora es Cristiano.

 

¿Cómo ha sido su regreso al Granada CF?

Después de tantos años fuera de casa, que te digan que vas a volver a Granada es una sensación extraña; no es miedo, es la sensación de volver a casa otra vez. Decidí hacerlo y ha salido súper bien.

¿Quién le avisó de que iba convocado con el primer equipo en la Copa ante Osasuna?

La noticia me llegó en el último entrenamiento. Antes nos habían dicho que a lo mejor podíamos ir convocados. Nos avisó todo el cuerpo técnico y fue una alegría, la verdad.

¿A quién llamó primero?

A mis padres, que siempre han estado ahí apoyándome. Imagínese todo el trabajo y todo lo que ha sufrido mi padre para llevarme a todos los sitios… Estaba muy emocionado.

¿Qué consejos le dieron?

Que no intentara hacer otras cosas, que jugase como yo sé y ya está.

¿Qué sintió cuando debutó en el Nuevo Los Cármenes?

Al entrar en Los Cármenes sentí una emoción increíble, toda la gente arropándome... Una vez que pisé el césped se me pasaron los nervios y se me pusieron los pelos de punta. Fue muy emocionante.

¿Cómo se gestionan los días después del debut?

Con tranquilidad y el apoyo de la familia.

¿Cuáles son sus sueños y objetivos?

Mi sueño y mi objetivo es seguir aquí toda mi vida, en el Granada, en mi tierra y mi ciudad. Ojalá sea así.